Proyecto actual y futuro

Sonrisas Nómadas en la época postpandémica: un enfoque más transformativo

Sonrisas Nómadas es un proyecto social itinerante que nació en 2012 con la idea de recorrer el mundo haciendo espectáculos para niños y niñas do 0 a 99 años, llevando sonrisas, abrazos y alegría a lugares más remotos y humildes del mundo.

¿De dónde surge Sonrisas Nómadas?

El proyecto de Sonrisas Nómadas surge de dos escuchas: la primera, la escucha interna, viene de nosotros, los integrantes de Sonrisas Nómadas donde identificamos nuestros sueños después de múltiples viajes por el mundo. Nuestros sueños son dejar el mundo más sonriente. La segunda escucha, la externa, viene como consecuencia de la capacidad de escuchar las comunidades remotas y alejadas donde reclaman que el arte escénico no llega. De aquí surge el nombre de nuestro camión, Dream Warrior, que es un vehículo que recoge los sueños de los integrantes de Sonrisas Nómadas y los sueños de las comunidades donde llegan.

Antes de la pandemia

En 2015 recorrimos toda la península con más de 100 espectáculos con la ONG Aldeas S.O.S. El mismo año comenzamos el primer gran viaje transoceánico con nuestro camión de bomberos, llamado Dream Warrior,un viaje de 4 años en el que nuestro equipo de artistas recorrió 9 países en Latinoamérica, llegando a 270 escuelas y 32.000 niños con un total de 500 espectáculos a cambio de gasolina y comida.

Cuando Sonrisas Nómadas volvió de Latinoamérica en 2019, empezamos otra gira española con el gran aprendizaje del viaje y lo llevamos a escuelas y pueblos de Cataluña y al resto de España. La idea de establecer una fuerte conexión entre los dos continentes y llevar lo aprendido de un lugar a otro es uno de los propósitos de Sonrisas Nómadas: trabajar en forma de intercambio, darles la oportunidad a los más humildes (o “pobres” como se les suele llamar) de vivenciar un espectáculo lleno de valores universales que en muchos casos nunca lo han visto y mezclar elementos artísticos y culturales de los dos continentes forma parte del trabajo de Sonrisas Nómadas.

En medio de nuestra gira peninsular y mientras empezábamos a programar otro viaje, esta vez a la India, vino la pandemia que de repente lo paró todo.

Más de la mitad de los espectáculos de la gira española se realizó en Cataluña en plena fase 1 y 2 del confinamiento, respetando todas las medidas de seguridad.

Después de la pandemia

Después de meses de limitaciones, distancia social y confinamiento, ahora por fin estamos de nuevo en la ruta, sólo que esta vez con un enfoque todavía más transformativo.

En una situación excepcional donde el mundo y la mayoría de las fronteras permanecen cerrados, nosotros tenemos claro nuestro propósitos y las comunidades y las escuelas nos piden a gritos nuestro regreso porque ahora más que nunca las personas (y sobre todo los niños y niñas) necesitan sonrisas, abrazos y sentir la cercanía del ser humano para curar todas las consecuencias que la pandemia ha dejado y sigue dejando atrás. Creemos firmemente que las sonrisas son un elemento de la primera necesidad.

Aunque las medidas de la pandemia nos limitan a viajar libremente, nosotros elegimos hacer un esfuerzo excepcional para poder llegar a lugares que más necesitan una sonrisa y un abrazo del ser humano.

Para poder continuar llevando sonrisas por el mundo y para poder fortalecer aún más la conexión entre Latinoamérica y Europa (cosa tan necesaria para volver a unir el mundo después de la separación que se ha provocado como consecuencia de la pandemia), necesitamos dos vehículos / casas en ruedas que nos permitan desplazar, vivir, descansar y enfocarnos en nuestro propósito. Después de darle unas cuántas vueltas, hemos decidido que el vehículo ideal sería un autobús escolar convertido en casa, no sólo porque nos ofrece más comodidad, sino porque creemos que será un vehículo que encaja perfectamente en el propósito de Sonrisas Nómadas: un autobús que en su momento llevaba a los niños a la escuela y que ahora va a los mismos niños para llevarles sonrisas.

Las sonrisas y los abrazos como un elemento de primera necesidad en la época postpandémica

Nuestro plan es pasar medio años en cada lugar, es decir medio año recorriendo Latinoamérica, usando las técnicas de la animación infantil catalana como base para llevar sonrisas a las escuelas y pueblos remotos, y medio año en España, llevando todo lo aprendido en Latinoamérica a las escuelas en nuestra casa.

La animación infantil o familiar es espectáculo propio de la cultura catalana en el que el público y el artista crean juntos el espectáculo, es decir, la esencia es un espectáculo de complicidades y totalmente participativo. El pionero e ideólogo con mayúsculas fue sin duda alguna Xesco Boix (1946-1984). Podríamos decir que la animación infantil es un género aborigen de Cataluña. Sin duda un arte escénico que Sonrisas Nómadas lo utiliza para co-crear con el público un momento único y transformador en la vida de los que vivencian, un encuentro donde la sonrisa es la herramienta perfecta para que suceda la famosa “caricia al alma”.

Para poder enfocar bien nuestro trabajo, necesitamos dos vehículos en cada continente. Con este fin hemos volado a EEUU en septiembre de este año, el país con una gran selección de autobuses escolares, convertidos en casa. Después de realizar la compra, nuestro plan es enviar el autobús a Sudamérica y empezar de nuevo nuestra recorrida latinoamericana, esta vez con un enfoque más profundo y más claro todavía: llevar sonrisas y abrazos a niños y niñas de 0 a 99 años a lugares remotos y humildes, reconectar con el niño interior y reestablecer la cercanía personal que casi podríamos decir que se nos ha prohibido durante la pandemia y que en la era postpandémica es más que necesaria. Ya no se trata sólo de llevar una simpe sonrisa y un simple abrazo a personas que nunca han visto un espectáculo así, sino utilizar estas herramientas como una forma de terapia postpandémica y que para esta nueva sociedad basada en el miedo y la distancia humana es imprescindible. En una frase: TRANSFORMAR LAS VIDAS no sólo de las personas que participan en los espectáculos, sino también las nuestras, porque el espectáculo de Sonrisas Nómadas es una co-creación entre los artistas y el público y es inevitable que esta energía compartida y la cercanía humana nos transforme a todos y nos recuerde que, en el fondo, somos sonrisa y alegría.

¿Cómo los espectáculos de Sonrisas Nómadas benefician a uno mismo y a la comunidad?

Sonrisas Nómadas aporta recuperar la alegría y generar unos espacios de desconexión en realidades duras, extremas, generando vínculos con uno mismo y con la comunidad. Aportamos esperanza e ilusión en una sociedad desconectada de nuestras emociones, ilusiones y sueños, de nuestro yo interior y en un mundo que en los últimos 18 meses se ha llenado de miedo y distancia social.

El propósito de Sonrisas Nómadas es recuperar la conexión con el niño que llevamos dentro a través de las artes escénicas, mediante la sonrisa, la cual nos permite liberarnos de la presión exterior. Así podremos volver a conectar con nuestro yo más emocional, escucharnos y caminar una vida más acorde a nuestros sueños, siendo éstos el propósito de nuestra vida.

Seguimos practicando intercambio como nuestra forma de trabajar

Como proyecto educativo itinerante, nos parece clave proponer a los asistentes de nuestros encuentros que entiendan y compartan el concepto GANAR – GANAR, es decir, ellos reciben un espectáculo (a nosotros nos gusta llamarle encuentro) y, a modo de intercambio, el equipo de Sonrisas Nómadas recibe alimentos y gasolina para mantener el proyecto y lograr llegar al máximo de comunidades posible. Hoy en día, el intercambio quizás no sea una necesidad real de la sociedad, pero con el tiempo hemos podido constatar que el intercambio tiene una fuerza especial en aquellos que lo practican, permitiendo la adquisición de bienes sin que la economía sea el medio.

Todo el mundo tiene algo que aportar, ya sea un granito de arroz, una patata o un rollo de papel de cocina. En zonas humildes y con carencias donde el acceso al arte y la cultura es muy restringido o ausente, el intercambio no sólo abre la posibilidad de acceder a nuestros ENCUENTROS, sino que a la vez es una HERRAMIENTA de EMPODERAMIENTO donde estos colectivos, muchas veces estigmatizados, acceden a un bien sin que el dinero esté directamente implicado.

Nos gusta resaltar que no tenemos carencia de comida: en numerosos encuentros recibimos tanto que compartimos el excedente con otros colectivos necesitados. Es parte de la MAGIA de Sonrisas Nómadas inferir positivamente en otras personas con las donaciones de productos fruto de la ABUNDANCIA que recibimos. Así pues, el intercambio nos permite conectar nuestro sueño con nuestro propósito.

Para concluir, cada persona que viene a nuestro espectáculo trae una patata, un huevo, una manzana etc. y a modo de intercambio recibe un espectáculo.

¿Para quién son nuestros espectáculos?

Nuestros espectáculos están destinados a niños y niñas de 0 a 99 años, de todas condiciones sociales, edades, religiones y culturas. Trabajamos para todo ser humano, nosotros siempre vemos niños y niñas en cada ser humano sea de la edad que sea. Por ejemplo, en una escuela no trabajamos sólo con los niños sino también con los maestros y los padres que tienen un niño en su interior olvidado.

Espectáculos y sonrisas como una herramienta de transformación social

En nuestros ENCUENTROS se generan beneficios psicológicos en los asistentes cuando conectan los unos con los otros, donde se genera un atisbo de luz, donde la paz, el amor y la conexión con otros corazones son elementos totalmente palpables y forman parte de un proceso para el nuevo camino hacia uno mismo. Un ser que ríe es un ser que desprende una energía totalmente diferente.

El hecho de asistir al encuentro y dejarse llevar por la risa y las emociones proporciona un beneficio directo e inmediato, en el cual se permite una transformación ya no en el futuro, sino en el momento presente, que es el único que existe. Más allá de la experiencia personal se vive una transformación colectiva, donde se potencian comunidades, grupos y, por qué no, centros de trabajo.

Empoderando emociones

En honor al Dream Warrior, el Luchador de los Sueños, que recoge los sueños de los integrantes de Sonrisas Nómadas y de las comunidades donde vamos, surge un trabajo esencial que consiste en plantar un árbol al final de cada espectáculo. Para acceder a los espectáculos de Sonrisas Nómadas, todos los niños y niñas tienen que construir su ticket de entrada que en la mayoría de los casos consiste un trabajo con los maestros antes de la llegada de Sonrisas Nómadas donde cada niño escribirá un sueño individual y un sueño comunitario. Acto seguido escribirá qué es lo que puede hacer él o ella para cumplir su sueño individual y comunitario. De esta forma generamos escucha interna, empoderamiento y proactividad. Al finalizar del encuentro plantaremos el árbol de los sueños que es lo que dejamos a nuestra partida. Es decir, cogeremos los sueños de los niños que serán plantados en ese árbol. Los niños pasarán a ser los Dream Warriors del árbol de los sueños, regándolo y cuidándolo, igual que hay que cuidar nuestros sueños día a día para que un día se hagan realidad.

Energía verde

El abono que se utilizará para plantar el árbol surge de un baño ecológico que contienen los autobuses.

Como novedad y acorde al calentamiento global de la tierra y debido al montón de aceite que se usa en Latinoamérica, estamos trabajando para que la recorrida de Latinoamérica sea con biodiesel.

Plan de ruta para el año 2022

  • Diciembre 2021, Enero, Febrero y Marzo 2022: Colombia.
  • Nuestra meta: 32 espectáculos (3 por semana), 2500 niños y niñas.
  • Abril, Mayo, Junio, Julio: gira peninsular con el autobús escolar de Europa
  • Nuestra meta: 32 espectáculos (3 por semana), 5000 niños.
  • Agosto, Septiembre, Octubre, Noviembre, Diciembre: Zonas rurales y humildes de Uruguay y Argentina.
  • Nuestra meta: 44 espectáculos, 4400 niños.

¿Quieres formar parte del proyecto?
¡Hazte el Mini Dreamer o haz una donación!